sábado, 27 de marzo de 2010

LA INMORALIDAD DE LA PRIVATIZACIÓN DE LA LIMPIEZA EN BADAJOZ

Después de 14 años de ineficiencia absoluta en la limpieza de la ciudad, el PP acaba de aprobar la privatización del servicio de limpieza. Su táctica ha sido evidente: Dejar que la limpieza de la ciudad se deteriorase hasta extremos vergonzosos.
Una vez generalizada conscientemente la suciedad en todo Badajoz, la ciudadanía, convenientemente sometida como si fuera el "perro de Paulov", ya estaba condicionada para asumir la privatización como solución a la suciedad evidente.
El PP afirma que esta privatización no supondrá un incremento económico para los vecinos, sin embargo, tras la lectura del pliego de privatización, se ve lo evidente. Veamos por qué:
En el apartado de REVISIÓN DE PRECIOS , se dice que el incremento de este se empezará a aplicar a partir de enero de 2012. Es decir, si las elecciones municipales son en mayo de 2001 es evidente que no habrá ningún incremento impositivo para los ciudadanos, pero una vez pasada las elecciones, en enero de 2012, la llamada revisión de precios de la basura será repercutida a los vecinos mediante alguna figura impositiva (Tasa). Una vez más, conocedores de la falta de memoria de los ciudadanos, nos van a tomar el pelo después de haber votado.
Pero hay más razones para oponerse a la privatización. El actual servicio de limpieza cuenta con 55 funcionarios, 7 fijos laborales, 3 interinos y más de 360 contratados eventuales. El pliego dice que los fijos laborales pasarán a la empresa que se haga cargo de la privatización; los funcionarios e interinos se reincorporaran al Ayuntamiento en otras tareas, y los 360 eventuales sencillamente se quedan sin empleo. En un momento en el que la crisis azota la ciudad, día a día, aumentando los parados. El PP solo muestra sensibilidad a la hora de enriquecer a una empresa. Las situaciones de exclusión social de los pacenses, provocada por el paro, les da igual.
Toda una operación destinada a enriquecer a una empresa (¿será FCC la afortunada?) mediante unas condiciones increíbles:
1.- Se garantiza a la empresa el llamado "equilibrio financiero". Es decir que si el nivel de beneficios obtenidos por la empresa no llega al mínimo previsto, será el Ayuntamiento quien aporte la diferencia económica que se necesite para garantizar el beneficio empresarial. (¿Dónde está el riesgo?)
2.- La explotación del servicio se hace no con los criterios que tan apasionadamente defiende la derecha, (es decir el libre mercado y la competitividad), sino que se le garantiza a la empresa la explotación del servicio en "régimen de monopolio", es decir, la empresa no tendrá competencia. (¿Dónde está el supuesto libre mercado y la competitividad que lo regula según los dogmas economicistas de la derecha?)
3.- La privatización se garantiza durante un "período de 12 años". Es decir que las tres legislaturas próximas estarán hipotecadas por esta privatización.
Pero los más increible de todo es que el Sr. Antonio Ávila, que hasta ahora es el responsable político del servicio, no asume la pésima gestión que durante 14 años nos ha obligado a padecer. Y la cuestión no es solamente que ha quedado demostrada su incapacidad como gestor, sino que por ella ha estado liberado con un sustancioso sueldo. Pero mucho me temo que, pese a que han privatizado el servicio que el concejal gestionaba, éste va a seguir estando liberado, o lo que es lo mismo: que va a seguir cobrando su sustanciosa nómina todos los meses aunque el servicio este privatizado.
Por último, y para acabar de sorprenderos, hay que decir algo más. Tras el debate del Pleno se procedió a votar la propuesta de privatización, y yo reconozco que mi sopresa fue pasmosa: Como es lógico, el PP votó a favor de la privatización y como es lógico también IU votó en contra de la misma defendiendo el interés público, pero el PSOE, contra todo pronóstico, se abstuvo. Es decir, el PSOE después de haber estado toda la semana criticando la privatización que pretendía el PP, a la hora de votar contra la privatización con coherencia y como se debería esperar, realizó una pirueta política ajena a toda ética de izquierdas, sorprendentemente no votaba en contra de la privatización y, lavándose las manos como Pilatos, anunciaba su ABSTENCIÓN.
Tras sorprenderme inicialmente por esta posición del PSOE, la reflexión posterior me daba la explicación política: El PSOE fue, cuando gobernó la ciudad, quien privatizó los autobuses (TUBASA) y el servicio de agua (ACUALIA). Es decir, su abstención en la limpieza es simplemente el peaje de su propia historia en la ciudad de Badajoz.
Solo haré una reflexión última: Que necesaria es la reflexión crítica y sobre todo, que necesaria es la memoria de los vecinos a la hora de ejercer el derecho al voto.

7 comentarios:

Despotrikator dijo...

A mí no me sorprende nada. Es que a estas alturas, la sola incusión de las palabras "ética de izquierdas" y "PSOE" en una misma frase suena a guasa irónica. Un saludo

Alfonso Vázquez dijo...

Pues yo no veo mal la privatización. He vivido en mérida (época socilialista) y cáceres (epoca pepera) y en ambas ciudades funcionaba de maravilla el serivicio de limpieza privatizado. Cuando se fijan unos objetivos, una empresa privada velará para que se cumplan (porque sino, no cobran) mientras que la administración se deja llevar por la desidia.
A mi pone de muy mala uva cuando salen las cuadrillas estas de barrenderos y jardineros, y las primera semana ves un grupos de 10-15 personas para barrer una calle o para cortar 100m2 de césped. Pero después no los ves más: bajas, absentismo, escaqueo, desidia... y todo eso con dinero de nuestros impuestos.

alfonsovazquez.com

MANUEL SOSA dijo...

Alfonso te contesto: La privatización supone que los vecinos paguemos más de lo que es normal por un servicio que debe ser púiblico y privatizándolo solo se incrementan los beneficios de una empresa sin contar los "beneficios sociales" del sector público, Ahora bien lo que dices de cómo funciona el servicio cuando es público: Convendrás conmigo que eso es un problema del "gestor del servicio público". Es decir que las deficiencias que indicas ( absentismo, escaqueo....) serán responsbailidad de quienes deben velar por el interés público y que en vez de hacerlo miran para otro lado porque así evitan "problemas" aunque el problema mayor sea la desidia del servicio púiblico. adem´s esas cuestiones ( desidia, esc aqueo...) suelen ser los argumentos empleados para que una vez deteriorado consicentemente el servicio se pretenda enriquecer a una empresa con el dinero de todos los ciudadanos. La pregunta es que si un servicio funciona cuando se privatiza ¿por qué no funciona cuando es público? ¿Acaso solo los "bebeficios empresariales son por si mismo garantías de eficiencia? Si la actividad es la misma y en unos casos genera beneficios por que no exigir al gestor público esa misma eficiencia en vez de huir hacia delante privatizando la propiedad de todos los pacenses?. Creo que esa es la cuestión: Eficiencia no es sinónimo de privatización, sino de responsabilidad con lo público, con la propiedad de todos y no de unos pocos. ¿no crees?

Joaquín Carrasco Macarro dijo...

Respecto al punto 2º de tu articulo: "...los criterios que tan apasionadamente defiende la derecha,...", convendras conmigo, Manolo, en que esto es una hipocrita falacia mas de la derecha. Esos criterios los defiende para el comun de los mortales, pero sus empresas no es que esten participadas es que tienen a los politicoas a sus servicio; a cambio de financiarle las campañas. Para muestra basta un boton: los bancos han sido los primeros y unicos que se han beneficiado, tambien, de las ayudas estatales por causa de la crisis. La ciudadania hemos perdido 2 puntos en el IRPF, mas lo que nos corresponda por el incremento anunciado del IVA y lo que tenga a bien sorprendernos el PSOE en lo que resta de legislatura. Pero, por favor, no cometamos la torpeza ni de castigarlo con el apoyo al PP ni de "inutilizar" nuestro voto con mas PSOE. Hay otra fuerza inmaculada de toda corrupcion y garante del buen hacer donde le damos la oportunidad; IU.

Pablo Paz dijo...

Hoy en día hay un claro interés por parte de la derecha (PP y PSOE) en que lo público no funcione. Al margen de porque así justifican decisiones como ésta, la razón principal es que les sirve para confundir y hacer creer al ciudadano que la única forma de que algo marche bien es a través de una empresa privada. Craso error.

Si un servicio público no funciona bien es, simple y llanamente, porque está mal gestionado por quien le corresponde hacerlo, en este caso, el gobierno local del Partido Popular y su delegado de limpieza, Don Antonio Ávila. Por cierto, ¿por qué Ávila no ha dimitido aún? ¿a caso no ha quedado más que demostrada su total incapacidad como gobernante?

No podemos pasar por alto otro asunto, a mi parecer, bastante importante. ¿Quién se beneficia de ésto? Porque está claro que los trabajadores NO. 360 se van a la calle y los que entren lo harán, seguramente, en las condiciones a las que habitualmente nos tienen acostumbrados desde el sector privado: explotación y precariedad laboral.

Otro espinosa cuestión sobre las privatizaciones es que, en muchas ocasiones, se ha demostrado, que las empresas privadas adjudicatarias de estas concesiones pertenecen, curiosamente, a familiares y amigos del político de turno.

Casualidades que tiene la vida.

Valentín dijo...

Qué nos hace pensar, que las cosas cambiaran con una empresa privada. Los escaqueos pueden continuar o no. Los objetivos de la empresa que tenga la concesión de la limpieza, nunca estarán lo suficientemente matizados para que se les pueda controlar. Seguiremos con un servicio en las mismas o peores condiciones, y encima será más caro.

Paco Llera dijo...

Que se privatice la limpieza en Badajoz no es casualidad. Las privatizaciones de servicios públicos son parte de la filosofía neoliberal. El objetivo es minimizar el papel del Estado en las estructuras sociales en favor de la empresa privada con el pretexto de que así se genera riqueza. Sin embargo, el objetivo de las empresas es obtener el máximo beneficio "económico". Para ello vale todo. Al final los servicios solo los obtendrán quienes puedan pagárselos. Lo grave es que la idea se vende fácil, la compran muchos ciudadanos que no se han parado a pensar sobre el tema y se quedan con la superficialidad del mensaje descalificados de lo público. En Badajoz habría que exigir la dimisión del responsable público de la limpieza y su sustitución por una persona capaz de hacer una gestión eficaz. Es una falacia que lo privado funcione mejor porque sí. Mirad lo que está pasando con la empresa encargada de la limpieza en los colegios de Badajoz. En fin, esto es como predicar en el desierto.